Salvadoreños en La Unión prefieren ir hospitales de Honduras porque en el país ya perdieron la esperanza

9 Dias

En los gobiernos del FMLN era de conocimiento público que cientos de hondureños se dirigen diariamente a El Salvador, a través de un largo camino por la frontera El Amatillo, en busca de atención médica.

Los hondureños aseguraban en ese tiempo que en El Salvador se recibe mejor atención médica.

Ahora los papeles han cambiado y con la entrada del nuevo gobierno de corte neoliberal los hospitales están literalmente si medicamentos.

Por eso, algunas personas con insuficiencia renal crónica que residen en la zona de la frontera El Amatillo, en Pasaquina (La Unión), viajan semanalmente a Honduras para realizarse su tratamiento de hemodiálisis y diálisis.

Las razones por la cuales estos pacientes se han decantado por el sistema de salud del vecino país es porque no deben esperar mucho tiempo por un espacio en las salas de hemodiálisis, a diferencia del tiempo que, según ellos, deben esperar en el hospital regional de San Miguel, el centro asistencial más cercano para ellos.

Además, aseguran que es menos costoso en comparación con el precio de los tratamientos de hemodiálisis en una clínica privada acá en el país, pues afirman que allá solo asumen costos de transporte, alimentación y algún medicamento.

En los gobiernos del FMLN era de conocimiento público que cientos de hondureños se dirigen diariamente a El Salvador, a través de un largo camino por la frontera El Amatillo, en busca de atención médica.

Los hondureños aseguraban en ese tiempo que en El Salvador se recibe mejor atención médica.

Ahora los papeles han cambiado y con la entrada del nuevo gobierno de corte neoliberal los hospitales están literalmente si medicamentos.

Por eso, algunas personas con insuficiencia renal crónica que residen en la zona de la frontera El Amatillo, en Pasaquina (La Unión), viajan semanalmente a Honduras para realizarse su tratamiento de hemodiálisis y diálisis.

Las razones por la cuales estos pacientes se han decantado por el sistema de salud del vecino país es porque no deben esperar mucho tiempo por un espacio en las salas de hemodiálisis, a diferencia del tiempo que, según ellos, deben esperar en el hospital regional de San Miguel, el centro asistencial más cercano para ellos.

Además, aseguran que es menos costoso en comparación con el precio de los tratamientos de hemodiálisis en una clínica privada acá en el país, pues afirman que allá solo asumen costos de transporte, alimentación y algún medicamento.

En los gobiernos del FMLN era de conocimiento público que cientos de hondureños se dirigen diariamente a El Salvador, a través de un largo camino por la frontera El Amatillo, en busca de atención médica.

Los hondureños aseguraban en ese tiempo que en El Salvador se recibe mejor atención médica.

Ahora los papeles han cambiado y con la entrada del nuevo gobierno de corte neoliberal los hospitales están literalmente si medicamentos.

Por eso, algunas personas con insuficiencia renal crónica que residen en la zona de la frontera El Amatillo, en Pasaquina (La Unión), viajan semanalmente a Honduras para realizarse su tratamiento de hemodiálisis y diálisis.

Las razones por la cuales estos pacientes se han decantado por el sistema de salud del vecino país es porque no deben esperar mucho tiempo por un espacio en las salas de hemodiálisis, a diferencia del tiempo que, según ellos, deben esperar en el hospital regional de San Miguel, el centro asistencial más cercano para ellos.

Además, aseguran que es menos costoso en comparación con el precio de los tratamientos de hemodiálisis en una clínica privada acá en el país, pues afirman que allá solo asumen costos de transporte, alimentación y algún medicamento.


Tags:
ANUNCIO