Naciones Unidas le enseña al gobierno de Bukele como funcionan los acuerdos supranacionales en el caso del hospital ISSS

11 Days

En un comunicado, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) responde a los señalamientos de supuestas irregularidades en el Hospital ISSS San Miguel.

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) en El Salvador reaccionó este miércoles con un comunicado aclaratorio, en cuanto a los señalamientos de aparentes irregularidades en la gerencia y construcción del Hospital Regional del ISSS en San Miguel, señalamientos hechos por funcionarios del Ejecutivo, como la directora del Seguro Social, Mónica Ayala, y el secretario jurídico de la presidencia, Conan Castro.


En resumen, el Gobierno considera que los dos exdirectores del ISSS durante las administraciones del FMLN suscribieron acuerdos “supranacionales” con UNOPS, sin contar con aval de presidencia o Cancillería, lo que dejó a la UNOPS todo el control gerencial de la construcción de este hospital, que se realizó entre 2016 y 2020.  


Señalan además los funcionarios del Ejecutivo que los costos del inmueble sanitario, que en un inicio iban a ser de unos $60 millones, se elevaron en demasía, sin que el ISSS tuviera control alguno, debido a los acuerdos suscritos con UNOPS. Según la administración Bukele, serían 120 millones de dólares en supuestos actos de corrupción.


“La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) define a la UNOPS como un recurso central, al servicio de los países, para la gestión de las adquisiciones, así como para las obras públicas, la infraestructura y la gestión de proyectos, incluidas las actividades de fomento de las capacidades nacionales”, inicia el comunicado, que sostiene que “los procesos a cargo de la UNOPS se ejecutan bajo los principios de la Gestión Pública Justa y Equitativa, mediante la transparencia, la neutralidad, la rendición de cuentas y la competencia efectiva; contribuyendo así a los esfuerzos de los Estados en la lucha contra la corrupción”.


Después, la UNOPS trae a cuenta el acuerdo marco suscrito entre esta entidad y el Gobierno de turno en 2007, tal como recordó el pasado 6 de octubre el exdirector del Seguro Social, Ricardo Cea.


“Desde el 2007, los proyectos solicitados a la UNOPS se ejecutan de conformidad con el Acuerdo de Sede suscrito el 8 de febrero de 2007 entre Gobierno de El Salvador y la UNOPS, que fue ratificado por el Decreto Legislativo 316 de mayo de 2007”, recuerda el organismo en la comunicación hecha publica.


También ha habido señalamientos de la directora Ayala en cuanto a fallos en la construcción del hospital, que según la funcionaria serían no menos de 800. Pero UNOPS sostiene que “con base en los dos acuerdos firmados entre el Instituto Salvadoreño de la Seguridad Social (ISSS) y la UNOPS, el Hospital Regional de San Miguel ha sido construido y equipado con los más altos estándares de transparencia, con una infraestructura y un equipamiento médico de última generación, con tecnología de vanguardia”.  


A pesar de que el Ejecutivo indica que en el hospital hay tuberías de aguas negras sobre los quirófanos, pilares con hierro que no es de la calidad correcta y otros aparentes desperfectos en el centro asistencial, UNOPS subraya en su comunicado que “este proyecto se implementó con un estricto apego a los principios de transparencia, mejor valor por el dinero, la imparcialidad y competencia efectiva. En esa línea, se ha llevado a cabo bajo procedimientos sobre la base de la segregación de funciones, por lo que todos los procesos de adquisiciones en UNOPS son revisados y aprobados por diferentes instancias, comités de expertos interdisciplinarios y delegaciones de autoridad correspondientes”.


También la UNOPS reacciona al tema del presupuesto ocupado para esta obra, y publica que “el monto de inversión es de US$83.9 millones, cuyo alcance comprende la construcción y supervisión de siete edificaciones con un total de 32,000 m2 de área construida, así como el equipamiento integral que consta de 9,000 equipos médicos especializados, mobiliario clínico y administrativo”.


Finalmente, UNOPS confirmó que existe un arbitraje internacional entre la constructora contratada (IBT Group) y la entidad de Naciones Unidas.


“La obra ha sido entregada al ISSS en marzo del 2020, para su operación y funcionamiento, y se encuentra en periodo de garantía, durante el cual se subsanan observaciones que pudieran generarse. Actualmente existe un arbitraje en curso entre UNOPS y la empresa encargada de la construcción”, concluye el comunicado de UNOPS. 


Tags: