Condenan el abuso de fuerza de Bukele tanto dentro como fuera de El Salvador

12 Days

Ante las ultimas acciones del mandatario presidencial de El Salvador, se hacen escuchar voces tanto dentro y fuera del país criticando tales hechos, tomando en cuenta que fue Nayib Bukele quien ordeno militarizar el Congreso para presionar a los diputados.

El hecho a dejado quien defienda sus ideales con una base solida, dado que llevar a policías y militares a la Asamblea Legislativa ha dejado a muchos simpatizantes con dudas en brindar su voto de confianza al mandatario.

Con tales hechos se demostró un derroche de autoritarismo que no había presenciado la población salvadoreña ya en varias décadas. Quienes si ven con buenos ojos las acciones son mandatarios cercanos al circulo de confianza del mandatario.


Muchas de las mentes mas brillantes como academicos, profesionales del derecho y observadores internacionales consensan en que el actual presidente Nayib Bukele cruzo el dia del Domingo una peligrosa linea, de la cual no se podra retornar si continua con estas acciones.

Una de estas personas que se pronuncio en contra de los hechos  fue el embajador de Estados Unidos, Ronald Johnson, diciendo que: “No apruebo la presencia de la Fuerza Armada en la Asamblea”. Además, el diplomático añadió que los avances del país solo se mantendrán “si todas las ramas del gobierno trabajan de manera independiente, respetan el estado de derecho, mantiene el rol no político de la Fuerza Armada y la PNC, y promueven la estabilidad”. Antes de estos eventos, públicamente se había mostrado cercano al mandatario y le respaldó en múltiples ocasiones.


Las palabras de Johnson van en línea del artículo 211 de la Constitución que estipulan que la Fuerza Armada es “apolítica y no deliberante”, algo que la Sala de lo Constitucional validó ayer al admitir un recurso: “Esto supone que el uso de la fuerza armada no puede emplearse con fines políticos, partidistas u otro fin que no sea constitucionalmente legítimo”, dijo el máximo tribunal constitucional.


El gesto de poder de Bukele le trajo críticas en otros actores: el presidente del Legislativo, Mario Ponce, llamó a instancias como la ONU y la OEA a activar mecanismos para dar seguimiento a la crisis “generada por el Ejecutivo”. El diputado pecenista se habían mostrado dispuesto a colaborar con el mandatario en ocasiones anteriores, pero en vista de la violenta toma del Congreso, añadió que “existió un intento de golpe de estado al Órgano Legislativo” y hasta retiró del Salón Azul la silla donde Bukele se sentó “a orar”.


Tags: nacionales politica onu oea